Contador

jueves, 8 de noviembre de 2012

La pubertad más temprana…


Pubertad Antes de los 10 Años: En la Actualidad, ¿Algo Normal?


Por el Dr. Mercola



Llegar a la pubertad es una de las etapas de la vida por la que todos hemos pasado, pero en la actualidad los niños llegan a esa etapa mucho antes- una tendencia que ha alarmado tanto a los padres de familia como a los expertos en salud.

La pubertad temprana, es la aparición de características sexuales secundarias como el crecimiento del vello púbico o de las mamas antes de los 8 años o la aparición de la menarquía antes de los 9 años, impacta a al menos 1 de cada 5,000 niñas estadounidenses y la tasa va en aumento.i

Incluso en las últimas tres décadas, los niños (las niñas en particular) están madurando más y más temprano (la pubertad temprana es 10 veces más común en niñas que en niños.)
La Pubertad, Normalmente Comenzaba a los 15 Años, en la Actualidad Comienza a los 7, 8 Y 9 Años de Edad

En el siglo 19 la aparición de la menstruación comenzaba alrededor de los 15 años de edad.



En la actualidad la edad promedio para la aparición del primer periodo o menarquía es alrededor de los 12 años de edad.



El tiempo durante y antes de la pubertad es una etapa de rápido desarrollo y cambios, que es la razón por la que incluso los meses cuentan cuando se trata de la primera menstruación.
Antes de la menstruación, las niñas comenzaran a desarrollar los primeros signos de desarrollo, como el crecimiento de las mamas y de pelo púbico.

Actualmente, estos signos se están volviendo más y más comunes entre las niñas de 7,8 y 9 años de edad, sumándole que muchos médicos en lugar de diagnosticar a las niñas como que algo anda mal, simplemente cambian la definición de lo qué es normal…pero, ¿realmente es “normal” que las niñas maduren a una edad tan temprana?

En el caso de la pubertad temprana existen más preguntas que respuestas, pero lo que es cierto es que las niñas se están desarrollando antes de lo que lo habían hecho hace 10,20 y 30 años atrás.

Un estudio publicado en la revista Pediatrics reveló que a los 7 años, el 10 por ciento de las niñas blancas, el 23 por ciento de las niñas de color, el 15 por ciento de las niñas hispanas y el 2 por ciento de las niñas asiáticas habían comenzado a desarrollar senos, los investigadores señalaron:

"La proporción de niñas que tuvieron desarrollo de los senos a las edades de 7 y 8 años, sobre todo entre las niñas blancas, es mayor que la reportada en estudios de las niñas que nacieron hace 10 o 30 años antes."

La pubertad temprana puede establecer el escenario para problemas emocionales y de conducta, y está relacionado con una autoestima baja, depresión, trastornos de la alimentación, consumo de alcohol, pérdida temprana de la virginidad, más parejas sexuales y un mayor riesgo de enfermedades de transmisión sexual. También hay evidencia que sugiere que estas niñas están en mayor riesgo de diabetes, enfermedades del corazón y otras enfermedades cardiovasculares, así como el cáncer, más tarde en la vida.

Productos Químicos Ambientales, Un Posible Factor
Los científicos han sacado a la luz un gran número de potenciales explicaciones por el aumento de la pubertad temprana, pero una que merece especial atención es la de los productos químicos ambientales, particularmente los que imitan el estrógeno, los químicos que tienen “flexión de género” que se filtran fácilmente de los productos que los contienen, contaminado todo lo que tocan, incluyendo los alimentos y bebidas.
  
Como se reportó en el artículo publicado por el New York Times:

“…Estudios en animales muestran que la exposición a algunas sustancias químicas ambientales puede provocar que los cuerpos tengan una maduración temprana. Los que más preocupan son los disruptores endocrinos como los “xeno-estrógenos” o imitadores del estrógeno. Estos compuestos se comportan como hormonas esteroideas y puede alterar el tiempo de la pubertad.

Por obvias razones éticas, los científicos no realizan estudios que demuestren el impacto directo de estos productos químicos en los niños, por lo que en lugar de eso, los investigadores realizan los llamados “experimentos naturales” como el que sucedió en Michigan en 1973, cuando accidentalmente se alimentó al ganado con granos contaminados con productos químicos imitadores del estrógeno, como el retardante de llama PBB.

Las hijas de las mujeres embarazadas que comieron y bebieron carne y leche contaminada con PBB comenzaron a menstruar mucho antes que sus compañeras.”

Este es un caso extremo, pero la verdad es que todos formamos parte de un “experimento secreto”, porque los productos químicos que provocan trastornos hormonales se encuentran en todos lados. El bisfenol A (BPA), un petroquímico industrial que actúa como estrógeno sintético, se encuentra en nuestros productos de plástico, en nuestros productos enlatados, en los selladores dentales y hasta en los recibos de las cajas registradoras.


Las pruebas de laboratorio realizadas por el Grupo de Trabajo Ambiental (EWG por sus siglas en inglés) detectaron BPA en la sangre del cordón umbilical del 90 por ciento de los recién nacidos analizados- junto con otros 230 productos químicos más. Como está escrito en el New York Times:

“Una de las preocupaciones, entre los padres y los investigadores, es el efecto de las exposiciones simultaneas a muchos imitadores del estrógeno, incluyendo el compuesto BPA, que está en todos lados.”Nadie sabe lo que ocurre cuando un feto en desarrollo o un niño pequeño es expuesto a cientos de químicos, muchos de los cuales imitan las hormonas naturales de su cuerpo y que pueden desencadenar grandes cambios en el cuerpo incluso en las personas adultas, y más durante el periodo más rápido y vulnerable de desarrollo (en el útero y de edad muy temprana).

Desafortunadamente, el BPA es sólo uno de los ejemplos. Otros incluyen a los ftalatos, un grupo de productos químicos industriales utilizados para hacer plásticos como el cloruro de polivinilo (PVC) más flexibles y resistentes. También son uno de los disruptores endocrinos más poderosos y se encuentran en casi todos los empaques de los alimentos procesados, así como en las cortinas para baños, detergentes, juguetes y productos de belleza como esmalte para uñas, spray para el cabello, shampoo, desodorantes y fragancias.

Otros productos químicos ambientales como los PCBs y DDE (un producto resultante de la degradación del pesticida DDT) también podrían estar relacionados con el desarrollo sexual temprano en el caso de las niñas. Tanto el DDE como los PBCs son conocidos por imitar o interferir con las hormonas sexuales.

El ácido perfluorooctanoico (PFOA) que se encuentran en los utensilios de cocina también entra dentro de esta peligrosa categoría, al igual que el fluoruro, que se agrega a la mayoría de los suministros públicos de agua en los Estados Unidos. Las investigaciones demuestran que los animales tratados con fluoruro tuvieron niveles de melatonina más bajos, reflejándolo en una reducción en los niveles de metabolitos de melatonina en la orina de los animales. Esta reducción de los niveles melatonina circulante estuvo acompañada- como era de esperarse- por un inicio mucho más temprano de la pubertad, en el caso de los animales hembras tratados con fluoruro.


Estos Productos Químicos También Aumentan el Riesgo de Cáncer y de Enfermedades Cardíacas

Si un producto químico es capaz de influir en la tasa de su desarrollo reproductivo, entonces también podría ser capaz de influir en otros procesos de crecimiento sensibles a las hormonas, y de hecho este es el caso.

Por ejemplo, nuevas investigaciones han detectado la presencia de ésteres de parabenos en el 99 por ciento de los tejidos de cáncer de mama analizados.iii Los parabenos son productos químicos con propiedades parecidas a las del estrógeno y el estrógeno es una de las hormonas relacionadas no sólo con la pubertad, sino que también con el desarrollo del cáncer de mama. Estos productos químicos son utilizados en los productos domésticos, tales como:

Desodorantes y antitranspirantes
Shampoos y acondicionadores
Gel para afeitar
Pasta dental
Lociones y bloqueadores
Maquillaje/Cosméticos
Medicamentos farmacéuticos
Aditivos alimenticios

  
Investigaciones recientes también han confirmado la presencia de compuestos previamente desconocidos que causan cáncer e imitan al estrógeno: los metales. Si, se ha demostrado que una gran variedad de metales que actúan como "metaloestrógenos" con la capacidad de añadirle una carga estrogénica al cuerpo humano, por lo tanto aumenta el riesgo de cáncer de mama y posiblemente también la pubertad temprana. Los siguientes metales, que se añaden a miles de productos de consumo, incluyendo las vacunas, han sido identificados como capaces de unirse a los receptores celulares del estrógeno e imitarlo. iv


Cobre
Plomo
Mercurio
Níquel
Selenita
Estaño
Vanadato
Aluminio
Antimonio
Arsenito
Bario
Cadmio
Cromo
Cobalto


Por otra parte, la información de una encuesta de salud británica, ha demostrado que si tiene altos niveles de BPA en su orina, entonces podría estar en un riesgo mayor de enfermedades cardíacas.

Una de las preocupaciones más grandes relacionada con la temprana edad, la exposición al BPA desde el útero, que puede provocar errores cromosómicos en el desarrollo del feto, causando abortos espontáneos y daño genético. Pero la evidencia también demuestra que estos productos químicos tienen influencia tanto en niños como en adultos y dan lugar a una disminución en la calidad del esperma, pubertad temprana, estimulación del desarrollo de las glándulas mamarias, ciclos reproductivos irregulares, disfunción ovárica, obesidad, cáncer y enfermedades cardíacas, entro muchos otros problemas de salud.


Evitar Sustancias que Alteran las Hormonas es Crucial Tanto para Niños como Adultos




Aunque las niñas pueden mostrar signos evidentes de la exposición a las sustancias que alteran las hormonas a través de la pubertad temprana, otras señales son más insidiosas y podrían no aparecer hasta que la enfermedad ya está presente. Aquí 11 medidas que puede implementar de inmediato para ayudar a protegerse a usted mismo y a sus hijos de las sustancias tóxicas comunes que podrían causar pubertad temprana y otros problemas de salud a largo plazo:

Tanto como le sea posible, compre y consuma carnes orgánicas para reducir su exposición a las hormonas, pesticidas y fertilizantes. También evite la leche y otros productos lácteos que contengan la hormona de crecimiento genéticamente modificada (rBGH o rBST). 

 Coma la mayoría de sus alimentos en su forma cruda. Los alimentos procesados (de todo tipo) son la principal fuente de soya y productos químicos como el BPA y los ftalatos. 
  
Almacene sus alimentos y bebidas en vidrio en lugar de plástico y evite utilizar plástico para envolver y alimentos enlatados (que por lo general están forrados con envolturas que contienen BPA). 
  
En el caso de los pequeños, utilice mamilas de vidrio y tazas para bebé libres de BPA 
  
Asegúrese que los juguetes de su bebé no contengan BPA, como los chupones, mordederas y todo lo su bebé podría meterse a la boca. 

 Utilice únicamente productos de limpieza naturales en su hogar, esto con el fin de evitar los ftalatos. 

 Utilice marcas naturales de productos de tocador como de shampoo, pasta dental, antitranspirantes y cosméticos. El Grupo de Trabajo Ambiental tiene una fantástica guía de orientación que lo ayudará a encontrar productos de cuidado personal que son libres de ftalatos, parabenos y otros productos químicos peligrosos. 
  
Evite utilizar ambientadores artificiales, hojas secas, suavizantes para la ropa y otras fragancias sintéticas, ya que muchos de ellos también pueden alterar su equilibrio hormonal. 

 Remplace sus ollas y sartenes con utensilios de cocina de cerámica o vidrio 

 Cuando remodele su hogar, busque alternativas “verdes” libres de toxinas en lugar de pintura normal y revestimientos de suelo de vinilo. 

Remplace sus cortinas de baño de vinilo con unas hechas de tela. 
  
Evite la soya sin fermentar, en especial si está embarazada o la que se encuentra en las fórmulas infantiles. 

El libro de Theo Colburn llamado “Our Stolen Future” es una gran fuente para investigar ya que identifica varias maneras en la que los contaminantes ambientales alteran las características reproductivas humanas. Creo que es una de las mejores fuentes sobre este tema y lo recomiendo firmemente.


La Vitamina D También Está Relacionada con la Pubertad Temprana

Se ha sugerido que las niñas que viven cerca al ecuador comienzan su pubertad después que las niñas que viven en regiones del norte. Esto indica una posible relación con la exposición al sol, los investigadores decidieron investigar si en realidad la vitamina D estaba relacionada con esto.

Al medir los niveles de vitamina D en 242 niñas entre los 5 y 12 años de edad, los investigadores de la Escuela de Salud Pública de la Universidad de Michigan encontraron que aquellas niñas que eran deficientes de vitamina D tenían el doble de probabilidad de comenzar su menstruación durante el periodo de estudio en comparación con las niñas que tuvieron los niveles más altos.v

En concreto, entre las niñas con deficiencia de vitamina D, el 57 por ciento comenzó su periodo durante el estudio, en comparación con el 23 por ciento de las niñas con los niveles adecuados de vitamina D. Sin embargo, los investigadores definieron niveles adecuados de vitamina D como ≥30ng/mL, que en realidad sigue siendo un estado de deficiencia. Para una salud óptima, los niveles de vitamina D deberían tener un mínimo de 50ng/mL, lo que significa que el número de niñas con deficiencia de vitamina D con pubertad temprana, probablemente fue mucho mayor que lo reportado por el estudio.

Mientras más temprano empieza la pubertad, más tiempo se estará expuesto a niveles elevados de la hormona femenina estrógeno, que es un factor de riesgo para cierto tipo de cáncer como el cáncer de mama. Este ha sido el “enlace” principal entre la pubertad temprana y el cáncer que ha sido explorado, pero es importante entender que la deficiencia de vitamina D es también el principal factor de riesgo para el cáncer, enfermedades cardiacas y muchas otras enfermedades.

Así que podría ser que algunos de los aumentos en el riesgo que provienen de la pubertad temprana estén relacionados con los niveles bajos de vitamina D.


Lo Que Debería Saber Sobre la Obesidad, el Estrés y el Ejercicio

La obesidad (que expone a las niñas a más estrógenos, porque los estrógenos se producen y almacenan en el tejido adiposo) es otro posible factor en la pubertad temprana. El New York Times informó: 

Como Robert Lusting, profesor de pediatría clínica en la Universidad de California y del Hospital Benioff para Niños en San Francisco, explica, las niñas obesas tienen niveles más altos de leptina, lo que podría conducir a la pubertad temprana, lo que conduce a niveles más altos de estrógeno, que a su vez provoca mayor resistencia a la insulina, provocando que las niñas tengan aún más tejido adiposo, más leptina y más estrógenos, el ciclo se alimenta a si mismo, hasta que sus cuerpos maduran físicamente.”


En cuanto al estrés, también ha sido relacionado con la pubertad temprana, las niñas cuyos padres se divorciaron entre sus 3 y 8 años de edad, fueron significativamente más propensas a experimentar pubertad temprana.



“La psicología evolutiva ofrece una teoría,” reporta el New York Times. “Una niñez estresante inclina el cuerpo hacia la reproducción temprana, si la vida es difícil, mejor madurar antes. Pero esas teorías son difíciles de probar.”




Si tienes alguna inquietud, algún testimonio o sugerencia déjanos un comentario o envíanos un e-mail a janettedeparmentier@gmail.com

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada